Piscina Microcemento

El microcemento es un revestimiento compuesto por una base cementicia de altas prestaciones, mezclada con polímeros, fibras y áridos. 

De esta mezcla se obtiene un material de calidad, resistente y que se adapta perfectamente a la estructura de la piscina.

El microcemento en piscinas ha significado una revolución en el revestimiento de este tipo de espacios exteriores. Es un revestimiento de entre 2 y 3 mm y se trata de un material que por su elasticidad, continuidad y resistencia puede contener el agua y no dejar fisuras, no se agrieta ni cuartea, convirtiéndose en un material impermeable sin dejar de decorar la superficie.

El microcemento se puede combinar con pigmentos naturales, de forma que cada cuál puede escoger qué tono le quiere dar a su piscina. Y aunque existe una carta de colores, cada piscina acaba siendo única, porque también influyen los acabados, cuyas opciones son muy amplias: liso, estucado, brillante, mate, con más o menos efecto de vetas, con el color más o menos uniforme, etc. Todo este abanico de opciones permite escapar de la «típica piscina» para crear algo más personal y acorde al estilo que más le guste.

El microcemento combina con cualquier material y se integra a cualquier paisaje, estilo y entorno. Se puede construir una piscina de microcemento y revestir la corona y la zona de alrededor con madera, por ejemplo. Un acabado irregular de estilo ibicenco o poner piedra natural en la corona, si se trata de una casa rústica, son otras opciones que vale la pena considerar.